Buscar Médicos

Médicos reflexionan sobre labor y retos ante nuevos males

El doctor Félix Carrera, líder del servicio de gastroenterología, llegó a las 08:00 de ayer al hospital de niños Francisco de Ycaza Bustamante, en el centro de Guayaquil.

Su jornada parecía similar a la que cumple desde hace 32 años en esa casa asistencial que fue creada para servir a los niños hace aproximadamente 33 años.

Sin embargo, fue sorprendido por sus colegas con dos tortas ya que a más de su cumpleaños, todos celebraban el Día del Médico ecuatoriano.

Esta fecha quedó instituida con el día del nacimiento del médico, escritor, político y científico Eugenio Espejo.

Debido a ello, el Hospital del Niño hizo un homenaje a esos médicos que diariamente alivian males de los niños y brindan calma a sus familiares.

Carrera, quien también es presidente de la Asociación de Médicos tratantes del hospital, manifestó que a nivel local y de Latinoamérica las enfermedades que más presentan los niños son infecciosas de tipo respiratorio y digestivo.

“Tenemos una sala la cual siempre está llena por daños digestivos como gastroenteritis o reflujos”, dijo el doctor.

Él contó que entre los sentimiento que marcaron su carrera hay episodios de mucha alegría y otros de tristeza.

“(Pensamos) que cuando progresamos más, científicamente, queremos que no se nos muera nadie, pero no somos Dios. Eso genera un sentimiento de ¿qué hubiéramos hecho para salvarlos? Hay miles y miles de niños que hemos salvado…”, comentó el doctor casi sin voz producto del sentimiento de nostalgia.

Al igual que él, la doctora Amapola Ortiz es parte del primer posgrado del Francisco de Ycaza Bustamante.

Llegó al hospital como interna de medicina, pasó por médico residente, médico posgradista, jefa de servicio y ahora tiene el cargo de la dirección asistencial.

“Estoy feliz, el Día del Médico no solo es el 21 de febrero, el Día del Médico es cada día que amanecemos con el deseo de apaciguar el dolor de un niño”, expresó Ortiz.

Recordó que sus primeros años se involucraba demasiado en cada caso, con cada familia, y ese sentimiento provocaba que quisiera tener a sus hijos en una burbuja, que no les pasara nada. “Luego entendí que mientras yo era instrumento para curar a un niño, Dios cuidaba a mis hijos, y dejé de lado esa preocupación”, dijo Ortiz.

Agregó que otro instante que marcó su carrera fue ver a una madre cómo suplicaba a Dios que le regalara unos minutos más de vida a su hija para decirle cuánto la amaba.

“Era una niña totalmente sana que por un accidente de tránsito perdió la vida. Presencié ese momento y pensé que hay que vivir cada día para ayudar, servir”, contó la doctora.

Ella manifestó que el perfil epidemiológico hace diez años era neumonía, gastroenteritis, estatus asmáticos, y actualmente ha dado un giro y son las enfermedades oncológicas como el cáncer infantil.

Carrera expresó que este año prevén realizar un evento científico en el congreso médico que organizan cada año para el mes de octubre. (I)

 

Fuente: (eluniverso.com, 2018)

English EN Spanish ES